Economías envejecidas

Fecha Publicación: 10/10/2015

No es que este asunto sea una sorpresa tremenda, incluso su mención puede estimular en algunos escépticos un peyorativo levantamiento de hombros, pero este país, a lo mejor más que otros de la región, está envejeciendo. Menos gente nueva, más gente vieja, esta última ha logrado obtener sub-clasificaciones, de la tercera edad, a una cuarta, por el momento.

El hecho escueto, es que la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), informó hace un par de días que en el 2060 la región tendrá un 25 % más de adultos mayores de 65 años que población menor de 20 años.

Los cambios en la pirámide de la población tienen implicancias específicas en las áreas de educación, salud y pensiones. A primera vista, menos niños en las escuelas, más gastos en salud y dificultades para financiar un número creciente de pensionados, con menos trabajadores activos. Las jubilaciones solidarias se basan en la generación de riqueza a repartir, si estas no se generan, el sustento de las pensiones desaparece, tendría que hacerse cargo el Estado, hasta la lógica pregunta de dónde pecatas meas.

Esta situación de indudable peso a la hora de proyectar el futuro, ha recibido el apelativo de "economías envejecidas", se informa que se extenderá a toda la región, exceptuando a Bolivia, Paraguay y algunos países del Caribe, antes en Chile y Cuba, que serán afectados por este fenómeno a partir del año 2030. Como el tiempo pasa volando, ya deberíamos preocuparnos, sobre todo cuando hay un número apreciable de legisladores y personas convencidos que el dinero brota de los árboles.


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF