Mauricio Rojas: "Los partidos de derecha no deben apropiarse de la figura de Piñera"

Fecha Publicación: 20/4/2017

El escritor que se encuentra presentando "Lenin y el totalitarismo" habló de las cartas presidenciales y opinó sobre la izquierda chilena, "buena para construir mitos".
 

Ángel Rogel Álvarez
angel.rogel@diarioconcepcion.cl


Cada cierto tiempo, Mauricio Rojas se aparece por Concepción, casi siempre para dar a conocer novedades editoriales. Pero este chileno, exiliado en los 70’s, con pasado en el MIR, reconvertido al liberalismo y que llegó a ser diputado en Suecia, también opina sobre el acontecer político.

En esta oportunidad, el reconocido historiador económico conversó con Diario Concepción, después de una conferencia que dictó en la Universidad del Desarrollo, paradifundir su último libro, "Lenin y el Totalitarismo". Allí habló de la visión de la izquierda actual en Chile y las cartas presidenciales.

Rojas, senior fellow de la Fundación para el Progreso, cuenta qué lo motivó a escribir sobre el padre de la Revolución Bolchevique: "Mi vida está marcada por Lenin. Mi juventud es eso, los años ‘60 y el deseo de hacer una revolución comunista y el convencimiento que Lenin me había entregado las herramientas para ello".

Dijo que se trató de forma como un "revolucionario profesional" y manifestó que ser "bolchevique era mucho más elogioso de ser guevarista. Esta era la cuestión seria. Llevo 50 años trabajando con el personaje y con esta idea que promete un verdadero paraíso en la tierra que siempre terminan muy mal".

¿Qué pasó? La desilusión, dijo, viene "de la evidencia histórica".

"La idea es tan grande y tan bonita, que finalmente los medios para realizarla son indiferentes. Puedes matar, morir o disparar, no importa, porque estás liberando a la humanidad. Y ahí uno se da cuenta que cuando absorbe esas ideas, está absorbiendo algo que es muy peligroso, te estás atribuyendo una función que te pone por sobre los seres humanos (...). Y te das cuenta que ese idealista Mauricio, de 15 años, un día va estar en el poder y podrá matar gente con una sonrisa, porque hará avanzar la historia. Esa es la tragedia. Eran seres que buscaban el bien, pero de una manera desmesurada y los lleva a usar cualquier medio", comentó.

- En su opinión, ¿es comparable con lo ocurrido en Chile, en los 17 años de dictadura?

- En algunos aspectos sí lo es, como en las justificaciones a las violaciones a los Derechos Humanos, de las brutalidades de la dictadura, bajo el argumento de que "eran necesarias para combatir al comunismo". Eso es el fin justifica los medios, lo que lleva a la amoralidad. Todo eso hay que combatir. Por eso soy liberal, porque me opongo a todas esas utilizaciones de ideas, de justificación, que te permiten destruir al ser humano pequeño y hacerlo en nombre de algo superior.

- ¿Cuál es la visión que tiene de la izquierda actual en Chile?

- Tenemos un intento de social democracia representada por (Ricardo) Lagos, mejor que nadie, que murió. La terrible caída de Lagos, no es más que la caída social demócrata, lo cual es muy lamentable en Chile, porque es muy importante para el equilibrio de la democracia. Después tenemos al Frente Amplio que es más bien un populismo light, porque es prometer un montón de cosas. Los leninistas prometían sangre, sudor y lágrimas para construir el paraíso. En el Frente Amplio pareciera que va a llegar el viejito pascuero, nunca te hablan de los costos, de los sacrificios, de hay que elegir entre una cosa u otra. 

- Pero eso que usted manifiesta se aprecia en la mayoría de la tendencias políticas en Chile. ¿El populismo se está adueñando del discurso político?

- En la medida que se da esa tendencia, donde puedes inventar derechos ilimitadamente hay populismo, hay engaño, y puede durar si tienes mucha plata, como ocurre en Venezuela. La política de gratuidad absoluta es la política social más injusta que existe, le quieres dar un beneficio público a la gente que tiene la oportunidad de pagar. La política debe ser siempre priorizar. Yo he sido político en Suecia donde estas cosas serían impresentables. En Chile hay una especie de populismo generalizado, es cierto.

- El ex presidente Piñera habló, en su oportunidad, de "colocar un candado a la puerta giratoria de la justicia". ¿Una frase como esa no es populismo acaso?

- Es una frase que lleva a un engaño. En su gobierno se avanzó más de lo que se prometió, pero hubo una simbología que estuvo errada, que después se reconoció, y creo que el Piñera actual ha aprendido de esas cosas.

- Pero sus críticos dicen que ha retrocedido, más alineado a una derecha histórica en Chile.

- Es que la izquierda en Chile es fantástica para construir mitos, veo que todos repiten lo mismo. Yo no veo en Piñera ningún cambio respecto de su vocación social. Pero la izquierda está machacando una idea: "Piñera es la derecha dura". Ahora, los partidos que apoyan a Piñera tienen que tener cuidado de no apropiarse de su figura.

- ¿Qué es lo que está ocurriendo con la UDI?

- Cualquier partido que haga eso, está generando un problema, porque Piñera debe ser una paraguas que recoge un amplio espectro, desde el centro a la derecha. Debe tener la capacidad de convocar muchas sensibilidades.

- ¿Y qué piensa del senador Alejando Guillier?

- Qué puedo decir, si nadie sabe muy bien lo que es. Me gustaría que dijera qué es lo que quiere, cuál es su programa. Ha hablado de continuidad, cuando a la gran mayoría de las personas no le ha gustado las reformas. Es un poco tonto decir que no se pueden desarmar. Es una especie de carta en blanco que no se sabe a dónde va ir. 

 


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF