Jueces y defensores oficiaron como voluntarios censistas

Fecha Publicación: 20/4/2017

Calificaron su experiencia como "exitosa", ya que les permitió conocer otras realidades y aportar para la realización de políticas públicas. No tuvieron inconvenientes para realizar su labor.

 

Carolina Abello Ross
carolina.abello@diarioconcepcion.cl


Dejaron los Tribunales para salir a censar. Jueces y defensores, además de funcionarios de los distintos servicios de justicia, se unieron a los voluntarios del Censo y salieron a las calles de San Pedro de la Paz, comuna que les fue asignada. 

El mismo presidente de la Corte de Apelaciones, ministro Hadoff Ascencio, inició su labor en Boca Sur, en medio de la lluvia que a esa hora caía, pero que no impidió el trabajo de los censistas. El magistrado recordó que el Poder Judicial no tiene la obligatoriedad de ser voluntarios, como sí la tienen todos los funcionarios públicos, "pero estimamos que era nuestro deber cívico. Creemos que es parte de las obligaciones de todo ciudadano para saber cuántos somos, cómo vivimos y que se puedan realizar políticas públicas que afectan y benefician al Poder Judicial, porque si nosotros sabemos cuánta gente hay en una comuna, podemos insistir para que se cree un juzgado". 

Para el magistrado fue una buena experiencia. Debía encuestar 17 casas y en las cuatro que llevaba había tenido una buena acogida, misma opinión que tenía su colega, el ministro con dedicación preferente para causar Derechos Humanos, Carlos Aldana, quien censaba un par de cuadras más allá.

"Estoy como voluntario, siempre quise hacerlo, porque creo que uno debe participar en todas las actividades del país que tengan su importancia", dijo el magistrado, que debía llegar a14 viviendas, quien agregó que es importante, por la población que desempeñan, conocer a las personas. Así, nosotros sabemos realmente cómo es nuestro país y cuáles son sus falencias. Si vemos algo que amerite que lo hagamos presente a la autoridad, lo vamos a hacer", dijo Aldana, quien cumplió su labor acompañado de su hija, la fiscal Ana María Aldana, y recordó que se capacitaron antes, para poder cumplir su labor como corresponde. 


Defensores en la calle

Quienes sí tenían la obligación de salir a censar eran los defensores penales públicos, y fueron encabezados por el defensor regional, Osvaldo Pizarro, quien cumplió su labor en el sector Don Bosco, en Concepción. Censó sólo tres casas, porque el resto de la manzana que le correspondió eran locales comerciales. 

"Para cumplir los turnos, quedaron los defensores licitados, que no tienen obligación de censar. A nivel regional hay 47 funcionarios de la Defensoría, entre defensores, profesionales y administrativos", explicó Pizarro. Así, fueron asignados a San Pedro de la Paz, pero él trabajó en Concepción, porque tenía la condición de supervisor, pero como había muchos, pasó a ser censista. Tuvo una buena experiencia, y hasta un paraguas le ofrecieron como regalo para que no se mojara con la lluvia. 

En cuanto al aporte de la institución, "creo que los defensores conocen la realidad de las personas, pero los profesionales y administrativos que están alejados de la atención del público es una experiencia más novedosa y enriquecedora para ellos". 

En el condominio Jardines de San Pedro le correspondió censar a Eduardo Rosado, defensor penal público de adolescentes de Coronel. "Ha sido una buena experiencia, la gente es muy amable y colaboradora. Creo que como defensores estamos conectados con la gente, pero podemos aportar al país, para que así se tomen adecuadas políticas públicas". 

Juan Ignacio Lafontaine, defensor local jefe de Concepción, llevaba siete casas encuestadas cerca del mediodía y aún le faltaban cinco. "Como defensores es una buena experiencia, para mí no es nueva, porque participé en el censo de 1992 cuando era estudiante universitario, como voluntario. En ese tiempo las entrevistas eran más largas, por lo que me acuerdo, y hoy la recepción de la gente ha sido muy positiva". 


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF