Economistas divididos por la relación de costo beneficio del Censo

Fecha Publicación: 19/4/2017

Mientras el decano de la Ucsc dijo que no se gana mucho por ser costoso y difícil de aplicar. El director de Economía de la UdeC habló de costos mínimos en relación a los beneficios.
 

Edgardo Mora Cerda
edgardo.mora@diarioconcepcion.cl


A partir de las 9:00 horas de hoy ya podría haber tocado a su puerta uno de los más de 90 mil voluntarios que participarán del Censo 2017 cuyos datos serán vitales en la elaboración de políticas y planes tanto públicos como privados.

Para Andrés Ulloa, decano de la Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas (Facea) de la Universidad Católica de la Santísima Concepción (Ucsc) el Censo "permite obtener información clave para el diseño de políticas públicas".

Sin embargo, el decano, al ser requerido acerca de la relación costo beneficio respecto de su aplicación desde el punto de vista económico, destacó: "mi opinión personal es que es negativa ya que si bien la información trae muchos beneficios, ya se había hecho un censo donde se obtuvo información con alto grado de confiabilidad según los expertos internacionales que evaluaron estos resultados. Dado eso, no se gana mucho con este nuevo censo, el cual es costoso y difícil de aplicar porque requiere mucha logística y los costos de implementación son altos", afirmó el académico.

En tanto, Claudio Parés, director del Departamento de Economía de la Universidad de Concepción, planteó que "el Censo es una herramienta fundamental en la toma de decisiones, no sólo de políticas públicas, sino de negocios. Hoy y siempre hay estimaciones o proyecciones, pero un Censo te entrega el resultado más preciso al que puedes aspirar, eso da mucha seguridad en la toma de decisiones, tanto públicas como privadas", aseguró. 

Acerca del costo por ser un día menos de producción opinó: "respecto de los costos (suponiendo que la actividad es lineal y la gente simplemente deja de comprar o de hacer lo que debía hacer, sin anticipar o postergar sus compras, por ejemplo), un día feriado significaría una trigésima parte (o un treintavo) de la actividad de un mes, poco más de un 3%,. En cifras, si la actividad crecería un 1% en abril, el Censo la reduciría a 0,97%. Hay argumentos para decir que este cálculo es mezquino y otros para decir que es generoso. Algunos pueden decir que detener la actividad a mitad de semana interrumpe el flujo natural y el efecto final equivale a más de un día, pero también puedes argumentar que toda la actividad se anticipa o posterga, por lo que el efecto es casi nulo. Yo le creo más a este segundo argumento, pero en cualquier caso, creo que el costo es mínimo comparado con los beneficios".

Quien tiene más que claro cuáles son los beneficios del Censo es la directora regional del Instituto Nacional de Estadística INE, Margot Inzunza, que entre otros efectos positivos, resaltó: "Los resultados del Censo son útiles para planificar la ubicación de entidades económicas y servicios sociales, en la medida que muestran la distribución geográfica de la población por edad y sexo. Así, por ejemplo si en una localidad hay un crecimiento importante de la población de adultos mayor, esto permitiría construir o acercar algún centro de atención especializado para dicha población".

Adicionalmente la directora regional del INE rescató: "la información de población y condición de ruralidad se utilizan para calcular las subvenciones escolares y subsidios del fondo solidario de vivienda".

 


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF