Lunes Cinematográficos regresan con estreno de un director penquista

Fecha Publicación: 10/4/2017

Se trata del primer largometraje de Leo Peña, oriundo de Concepción, pero que lleva más de una década radicado en Santiago. El tema central de la cinta también tiene sello local, pues es de Rocío Peña. 


R. Cárcamo y M. Maldonado
contacto@diarioconcepcion.cl


A nivel local, se trata de uno de los ciclos más importantes dedicados al séptimo arte. Y en su temporada 2017, los Lunes Cinematográficos de Corcudec tendrán un inicio muy especial con el estreno de una película nacional dirigida por un penquista. Se trata de "Silencio", primer largometraje de Leo Peña, que se presentará hoy en tres funciones en el Teatro UdeC.

"Soy de allá, nací y estudié en Conce. Me vine a Santiago en busca de mejores horizontes, pues el tema comunicacional en Concepción es un poco limitado, más aun en el área audiovisual, no hay mucho campo. Estrenar allá es interesante, es volver un poco a la cuna. Surgió como una posibilidad hacerlo en el Teatro UdeC, que para mí es un icono de siempre, desde que tengo memoria. Es uno de los espacios culturales más importantes del sur de Chile. Además caben mil personas en una función, no es menor", señaló Peña.

"Silencio" es protagonizada por Amparo Noguera, Diego Casanueva y Julio Jung, y su tema central, titulado "Nube negra", es de Rocío Peña, cantante que también es oriunda de Concepción. 

Sobre la trama, el director comentó que "habla esencialmente de la falta de comunicación en la familia, de ahí su título. Ana, que es el personaje de Amparo Noguera, quiere que su hermano Andrés perdone a su padre tras años de distanciamiento. Debe convencerlo para que le salve la vida al papá, que ha sufrido un accidente automovilístico, pierde mucha sangre, está mal. Llevan peleados cinco años y ella debe conciliar distintas situaciones que afectan a la familia".

Además, agregó que "junto a eso, sus propios hijos tienen problemas en paralelo que ella no tiene idea que les están sucediendo. De aquí surge un problema esencialmente de desamor, de falta de comunicación. Hay una situación de un aborto de la hija menor, el hijo de Ana se enreda en un tema de drogas, y tienen que solucionarlo".


Largo proceso

Peña también comentó cómo pudo concretar este proyecto. "Fue un largo proceso para hacerla. Partimos en el 2013 haciendo el guión, el 2014 produciéndola, la postproducción terminó el 2015 y empezamos a recorrer lugares. Partimos con un encuentro cinematográfico que se hacía en Valparaíso, después fuimos al working progress de Viña, quedamos clasificados ahí. Luego nos fuimos al mercado de Guadalajara, siempre pensando en poner la película. Logramos algunos cosas con una línea área ahí. Fuimos al Ventana Sur en Buenos Aires, Argentina, donde hicimos nexos con un distribuidor y ahora estamos en proceso de estrenar la película en Santiago. Para eso estamos postulando a un Corfo, ya lo enviamos".

Poder terminar este trabajo es algo que para Peña tiene un tremendo significado. "Para mí siempre hacer una película fue un sueño. Ahora, es una etapa cumplida, un regalo. El 11 de abril (mañana) estoy de cumpleaños, y estrenarla es un regalo adelantado. Poder mostrar lo que tú imaginaste desde el papel hasta la producción, y verlo en una pantalla grande con público es una cosa impagable. Claro, quiero hacer más películas, pero el tema del cine en Chile es complejo. Es lento, se necesita mucho financiamiento, hay que hacer mucho lobby, viajar, recorrer festivales, países. Con o sin película puedes recorrer festivales y mercados para abrir puertas. Entonces todo ese proceso que hice, ahora fue como una gran escuela, y me va a permitir hacer otra película. Ahora tengo tres ideas a desarrollar, pero este año quiero dedicarme a esta". 

Esto también viene a coronar un largo camino recorrido por Peña. "Soy comunicador audiovisual del Instituto Santo Tomás, en Santiago estudié guiones en la Católica. Me formé un poco en el área del cine con las cámaras análogas, y tuve un recorrido siguiendo muchos directores chilenos e internacionales, tanto como asistente de cámara, como segundo de cámara, siempre en el área cámara y fotografía. Luego derivé a la asistencia de dirección, que era para encaminar mi carrera". 

Al respecto, agregó que "haber trabajado en el momento donde el cine análogo todavía funcionaba y había grandes presupuestos, venían gringos a filmar. Había una comunidad cinematográfica que te permitía conocer lenguajes y técnicas que no necesariamente te las daban en la escuela, la enseñanza formal, te las entrega la práctica".


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF