La huella que dejó la Armada brasileña en medio de la catástrofe

Fecha Publicación: 19/3/2017

En su paso por Concepción se ganaron el cariño y agradecimiento de la gente.
 

Daniela Salgado Parra
contacto@diarioconcepcion.cl


El lunes 30 de enero, arribaron al aeropuerto Carriel Sur en Concepción dos aviones Hércules C-130 con 30 militares pertenecientes a la Fuerza Aérea Brasileña. Su objetivo, ayudar a combatir los incendios forestales que afectaban a la Región. 

De su llegada a las 11.30 horas a su primer sobrevuelo por las zonas afectadas sólo tardaron tres horas, y es que tal como señaló el teniente Mario Ribeiro, al momento del despegue "nosotros vinimos a trabajar", y fue justamente a lo que se dedicaron los nueve días de su estadía en tierra nacional. Tiempo que les bastó para ganarse el cariño y agradecimiento de la población. 

"Ellos nos contaban que estaban muy sorprendidos del cariño de la gente. Personas muy humildes les entregaban botellas de jugo o agua y eso los conmovía inmensamente", recordó el oficial de Enlace, suboficial mayor Hugo Sepúlveda.

Pero no sólo generaron marcas afectivas, también lo hicieron rompiendo récords como: haber alcanzado una efectividad del 98% al hacer 52 lanzamientos exitosos. "En Sudamérica nunca un mismo vuelo había realizado tales dimensiones de efectividad. Ellos ayudaron, indudablemente, a salvar a las localidades del Gran Concepción", afirmó Sepúlveda. 

Así fue el caso en la localidad de Pingueral en Tomé, donde los efectivos de la Armada brasileña ayudaron a salvar las casas que estaban en peligro por el rápido avance de las llamas. "Para las personas de ese sector, los brasileños eran verdaderos ángeles que venían a ayudarlos. La gente los aplaudía, los ovacionaban cuando pasaban y ellos no entendían el porqué, según nos decían: sólo hacemos nuestro trabajo", recordó el suboficial.

Este acto le significó a los militares extranjeros que el alcalde, Eduardo Aguilera, les entregara un galvano por su obra en la comuna al igual como lo hizo el contraalmirante Marcelo Gómez, quien fue designado como jefe de Defensa.



Vuelta de mano



Pero este no fue el único acto de reconocimiento. Los funcionarios de Giro Estratégico, se organizaron para hacerle una despedida con todas las de la ley.

La idea partió luego que Rafael López de la empresa Giro, se pusiera a disposición de la Intendencia durante la emergencia. En su recorrido por el aeropuerto, mientras manejaba el camión aljibes que tenía como propósito llenar las piscinas que abastecían los aviones Hércules, veía como los militares pedían las coordenadas para volar el mayor número de veces posible para contribuir en aplacar el fuego, profesionalismo que le significaba no tener momentos de descanso. Esto fue lo que lo motivó a organizar un momento que los abstrajera del estrés y pudieran conocer un poco bondades nacionales.

"Pregunté a la gente del aeropuerto y al oficial de enlace si podíamos organizarles algo. Luego, me dieron el vamos y empezamos a pedir cooperación en tiempos récords", aseguró López. Y así fue como a él se les unieron los otros compañeros de trabajo y lograron por fin, el 4 de febrero, en el quincho de Europcar en el mismo aeródromo, realizar una comida donde se mezclaban ambas culturas. "Nosotros sabíamos que las raciones que a ellos se les entregaban eran de combate, entonces surgió la idea de hacer un asado. De esa forma, nos coordinamos con empresas y personas naturales que nos pudieran ayudan a realizar nuestro cometido. Fue así como conseguimos los servicios de banquetería, la carne, pan, torta y una brasileña nos regaló postres típicos de su país", detalló Samia Jure, gerente de Marketing y Desarrollo y una de las organizadoras del almuerzo de agradecimiento.



La despedida



La sorpresa anterior no fue suficiente para Rafael López, quien les había prometido llevarlos a conocer Pingueral y probar el pisco sour. Fue así como el día antes de su despedida en tierras penquistas concretaron una salida al sector. Fue en medio de esta despedida, según recuerda el suboficial Sepúlveda, que uno de los militares se emocionó con el afecto de las personas.Para finalizar López afirmó que "acá tuvimos nuestros súper aviones y fueron los brasileños quienes resguardaron a la ciudad".


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF