Francisco Bozán: "Everton tuvo una gran fortaleza de actitud y en eso nos superó"

Fecha Publicación: 19/3/2017

Muy descontento se mostró el técnico del Campanil tras la caída ante los ruleteros, quienes jugaron 70 minutos con un jugador menos. Críticas a la intensidad del equipo y una conversación pendiente sobre lo que consideró como "falta de voluntad", fueron parte del análisis del DT.


Samuel Esparza Muñoz
samuel.esparza@diarioconcepcion.cl


Si había una cosa clara previo al duelo entre Everton y la Universidad de Concepción, en uno de los duelos que abrían la séptima jornada del Torneo de Clausura, era la equiparidad de fuerzas que se medirían en el Estadio Sausalito.

Dos equipos que fueron capaces de subir varios escalones y tomar aire en la tabla acumulada para, incluso, aspirar a los lugares de avanzada en el semestre. Algo que se evidenciaba en las ubicaciones que traían, con los locales apareciendo quintos con 12 unidades y los universitarios, sextos con 11. 

Por eso es que cuando a los 21 minutos el delantero evertoniano, Raúl Becerra, fue expulsado por agresión, las apuestas subieron de inmediato en favor del desequilibrio en favor del Campanil, que de ganar superaría a sus rivales y dormiría cuarto en el certamen. 

Nada más alejado de la realidad, porque aunque parezca raro, la situación fortaleció al local y desdibujó a una UdeC irreconocible, que de ahí en más perdió la concentración, el balón y todo protagonismo en el césped viñamarino. 

Tanto así que los goles del volante Rodrigo Echeverría en los 50’ y del colombiano Wilson Morelo (82’) con un remate al primer palo de Cristián Muñoz, terminaron por colocar justicia y sentenciar una merecida victoria para el cuadro dirigido por Pablo "Vitamina" Sánchez. 


Sin explicaciones

"Es extraño y molesta, porque nos complicaron más con 10 jugadores que con 11", partió diciendo Fernando Manríquez, uno de los pocos que habló tras el compromiso en la Quinta Región. El volante se mostró frustrado porque su equipo no fue capaz de explotar la superioridad numérica en la que estuvo gran parte del encuentro.

"Cuando estábamos en igualdad de condiciones teníamos el balón, nos vimos mejores, pero no supimos aprovechar ese dominio. Después, en el segundo tiempo, nos concretaron los goles y no pudimos hacer nada".

"Sabíamos -continuó el jugador- que Everton sería un rival muy difícil, también se estaba jugando quedar arriba igual que nosotros, pero hay que dar vuelta la página lo más rápido posible, porque viene un partido igual de duro ante la U tras el receso. Tenemos que recuperarnos bien para estar preparados", dijo.


Estrechez de corazón

Si en el camarín dueño de casa, el técnico Pablo Sánchez, alababa la "actitud del equipo", que a su juicio fue capaz de sobreponerse a la inferioridad numérica, "apelando a la inteligencia y orden táctico", en la vereda del frente el análisis se enfocó justamente en la carencia del plantel en aquellos mismos ámbitos.

Así lo dejó entrever el entrenador auricielo, Francisco Bozán, quien no se guardó las críticas para el rendimiento de sus dirigidos. "Uno puede perder, se puede dar un resultado desfavorable. Lo que nosotros no transamos es la actitud, la garra y la intensidad, elementos que esta vez no vimos. Por eso quedamos amargados, por la forma. Más allá que un Everton con 10 jugadores te hizo ver mal, lo que a nosotros nos molesta considerablemente es la forma como se da este resultado", partió señalando.

Al entender de Bozán, inexplicablemente hubo una reacción negativo de sus dirigidos a partir de la salida de Becerra, y que marcó el resto del compromiso. "Siento que hay un cambio muy profundo desde el momento que a ellos les expulsan un jugador, es un tema que habrá que analizar y ver qué sucedió. Pero la amargura nace de ahí, no desde una idea táctica sino que desde la voluntad. Porque este es un equipo de garra, que tiene respuesta; la tuvimos con San Luis, con Iquique y con O’Higgins, pero algo sucedió esta vez que no la mostramos", expresó.

En ese sentido, el estratega apuesta por buscar las respuestas dentro del grupo. "Deberemos reflexionar por qué fue la derrota y esta oportunidad perdida de afianzarnos en la parte alta y respirar más tranquilos en la tabla acumulada. En realidad, duele por ambas tablas, pero lo que más me duele son otras cosas que deberemos analizar en la interna", manifestó. 
 

Con la U en el horizonte

Bozán tampoco le restó méritos a los viñamarinos, a quienes consideró justo vencedores. "Ellos se reagruparon muy bien con un jugador menos y estuvieron en constantes situaciones de contraataque, que tampoco pudimos contrarrestar. Se supone que cada vez que perdimos el balón, somos un equipo que presiona, y eso tampoco se dio". 

Y agregó que "perdimos de manera justa, ante un rival que nos ganó en todas las líneas y momentos del juego. No recuerdo que hallamos tenido una acción de gol clara. Pero sobre todo, nos superó en la intensidad y eso no nos puede volver a pasar. La tarea más inmediata será dar vuelta la página rápidamente, tal como lo hicimos después del 3-0 sobre San Luis. Aprender de lo sucedido y prepararnos para la U. de Chile en dos semanas más, donde deberemos mostrar otra cara", concluyó.


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF