Andrés Santa Cruz: "Las pensiones que están recibiendo los chilenos no responden a las expectativas"

Fecha Publicación: 19/3/2017

Sin embargo, aclaró que hay causas: que la imposición de un 10% es insuficiente y que hay muchos cotizantes con lagunas. También hizo un llamado a todos los sectores a perfeccionar el sistema.

Felipe Placencia Soto
felipe.placencia@diarioconcepcion.cl

El presidente de la Asociación de AFP Chile, Andrés Santa Cruz asumió hace un par de meses un gran desafío: liderar una entidad que hoy está cuestionada por la sociedad y que mira con recelo la eficacia del sistema de pensiones, poniendo en duda si efectivamente los montos son adecuados a la realidad del día a día. En un sorprendente acto de sinceridad, aseguró que "las pensiones que están recibiendo los chilenos no responden a las expectativas", pero advirtió que hay razones fundamentales. Uno, que el 10% de la cotización es insuficiente, comparándolo con el resto de los países del Ocde donde se alcanza hasta el 20%. Lo segundo, que la edad de jubilación actual no se ajusta a la realidad, ya que la población de la tercera edad hoy es más activa, por lo que atrasar el retiro no es una mala idea del todo.

Y en una suerte de mea culpa, señaló que las AFP han cometido errores: no tener cercanía con sus afiliados y no haberlos hecho más participe de tomas de decisiones. Es por ello que está abierto a que el mecanismo se perfeccione y que no tiene problemas en sentarse en la mesa con la Presidenta Bachellet y la agrupación No + AFP y debatir. Finalmente, hizo hincapié que este instrumento ha administrado "los fondos lo han hecho de forma muy exitosa" en términos de seguridad y de rentabilidad. "Aquí no ha habido ningún escándalo de que aquí se han robado la plata ni se ha perdido", aseguró.

- A dos meses de haber asumido la asociación, ¿cuál es el mensaje? Es lógico que usted hace una defensa, pero hoy a una suerte de campaña contra las AFP instalada. Hay un descontento, ¿qué le diría a los afiliados para que tengan confianza en él?

- Mi mandato aquí es preocuparnos por el sistema de pensiones. En ese sentido creemos que las AFP son un gran aporte para que Chile tenga un buen sistema de pensiones y los chilenos el día de mañana puedan aspirar a tener una mejor jubilación dentro de la realidad nacional. En segundo término, otra cosa que me he propuesto dentro de mi mandato y que va más allá de la cosa puntual, es que debemos volver a retomar el diálogo, debemos reponer las confianzas, de volver a juntarnos y poder todos en conjunto. Y cuando digo todos, son todos los sectores sociales que tienen que ver en el debate del sistema de pensiones en forma seria , técnica y profesional. En discutir qué es lo mejor que podemos hacer para Chile tenga un muy buen sistema de pensiones, en que a mi juicio el que tiene hoy día es completamente perfectible.

- ¿No tiene ningún problema en sentarse en la mesa con el Gobierno que busca una reforma, un poco olvidada parece, ni con los miembros de No +AFP?

- No sólo no tengo problema. Es necesario que nos juntemos. Es necesario que nos miremos las caras y que intercambiemos nuestros puntos de vista. Eso es lo que necesita el país. No sólo para este tema, sino que para todos. No hay nada peor que vetar a la gente y vetar temas. Eso por lo menos no es mi manera de ser. No es mi estilo.

- En la Región del Bío Bío tenemos a Imilsa Contreras que lidera este movimiento que busca "reformular" el sistema. Hay un componente importante que avala el descontento. Un gran porcentaje de los pensionados de la zona no reciben más de $170 mil pesos. ¿Si es perfectible cómo se puede? Hay una reforma pendiente.

- Aclarar una cosa. Esta reforma no la podemos hacer mal. En segundo, las pensiones que están recibiendo los chilenos no responden a las expectativas que los chilenos tienen. Pero hay causas para que ello ocurra: en primer término estamos imponiendo un 10% de lo que son nuestros sueldos, cuando los países de la Ocde los promedios llegan casi al 20%. En segundo, hay mucha gente que tiene lagunas, lo que quiere decir que durante mucho tiempo no han impuesto, porque hay empleo informal y otras razones. Tercero, hay mucha gente que ha boleteado. Lo que tenemos que ver son las causas. Lo importante es que no hay que olvidarse que con el régimen antiguo, pre AFP, si usted no había cotizado 10 años en una caja o 15 años en el otro sistema, recibía cero. Huevo, como dicen los lolos. Hay que ver qué hacemos para que la gente tenga mejores pensiones. Lo que tenemos que hacer es que la gente ahorre más, evaluar además la edad de jubilación, toda vez que la esperanza de vida de los chilenos ha subido de forma importante. El número diario que hay que financiar de inactividad laboral es mucho mayor de lo que era antes. Es son los problemas que debemos abordar y hay que abordarlos con una mirada de presente y una de futuro.

- Profundicemos en las soluciones...

- En la mirada de futuro hay que aumentar el porcentaje que hoy día va a las cuentas individuales y hay que ir a lo que hace la Ocde. De 10 al 15% es un paso necesario que sería suficiente. Sin embargo, para el drama de quienes hoy en día no reciben una pensión acorde con sus expectativas eso lo que hay que hacer es destinarles recursos para ir en apoyo de esas personas. Esos recursos a mi juicio deben salir del tesoro público. ¿Por qué de ahí y no de las cotizaciones? Porque en el sistema tributario chileno los que más tienen son los que más pagan. En cambio si usted lo va saca del ahorro de los trabajadores, nos están poniendo los que más tienen. Al final la plata la pondrá la gente de la clase media.

- Para resumir entonces usted dice que hay que aumentar la cotización y la edad de jubilación. Eso es cuestionable, ¿hasta que edad dice usted?

- Mira, hay que aumentar la edad en forma paulatina y hay que estudiar y equiparar la edad de jubilación de hombre y mujeres, pero más importante que eso, es que debemos aumentar el ahorro y no podemos seguir con el 10%, cuando los países de la Ocde- insisto- bordean el 20%.

- ¿Y quién debe cargar con este aumento?, ¿el empleador o el trabajador?

- La verdad es que yo creo que no hay ningún problema que este aumento venga del sector empleador.

- O sea, se pone la mano en el corazón.

- En ese sentido le puedo hablar como empleador, hablando por mí, de que yo no tengo problema que esto sea de cargo del empleador. Le estoy respondiendo como un doliente, porque es harto fácil responder por las lucas de otro. Como empleador no tengo problema que ese mayor cargo vaya al empleador. 

- Hay personas que ya se jubilaron y están desilusionadas.

- Es que a esas personas también tenemos que ver qué hacer, si hay una persona que jubiló y su pensión y no responde a su expectativa. Primero, el pilar solidario que se creó en el primer Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet hay que ver cómo incrementarlo. Tenemos que ver cómo ir en ayuda, pero eso se hace con los recursos públicos. Eso se hace a través del sistema tributario, que la gente que más tiene aporte a ese problema. No intentar que la clase media financie ese tema como se pretende hacer, cuando usted le saca la plata a los trabajadores de Chile para que se vayan a otros.

- Comprendo. ¿Habrá un plazo con toda esta reforma?

- Lo más importante, más allá de cuándo se hace una reforma, es que debemos hacer buenas reformas. Lo más importante es no hacer cosas rápidas, sino que hacer cosas bien. Ahora si la hacemos bien y rápido, mejor. Pero no nos equivoquemos. Lo importante es hacer las reformas bien. No podemos de darnos el lujo en el sistema de pensiones chileno de hacer una reforma mala. Los chilenos estamos cansados de las malas reformas. La finalidad está buena, pero hay que hacerlo bien.

- A su juicio, entonces, el sistema de pensiones es el mejor que se conoce.

- Ha funcionado bien, pero hay cosas que hay que perfeccionar. La principal labor es administrar los fondos lo han hecho de forma muy exitosa en términos de seguridad y de rentabilidad. Aquí no ha habido ningún escándalo. De que aquí no se han robado la plata ni se ha perdido. Se ha hecho toda esa materia bien, pero igual se han hecho a mi juicio cosas no tan bien, como la cercanía a los afiliados, de poder explicar el sistema y así poder incorporarlos en las decisiones. Creo que en ese sentido ha habido una falencia importante en la industria de las AFP. Quiero volver a reiterar que como país recuperemos la amistad cívica. El diálogo, el respeto, las confianzas. Que se sienten todos los actores: los que están a favor, los que gritan más, los que gritan menos. Que todos se sienten en una mesa a debatir cuáles son las mejores cosas para Chile. Las reformas que hay que hacerlas y en el caso del sistema de pensiones, el objetivo es ver cómo tenemos el mejor sistema para Chile, para que las jubilaciones de Chile sean las mejores y también preocuparnos en cómo solucionamos el problema de las actuales jubilados.


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF