Las encuestas y su poder en las decisiones de los bloques políticos

Fecha Publicación: 19/3/2017

En la actualidad, y en los últimos procesos electorales, los sondeos de popularidad parecen haberse instalado como herramientas de definición, incluso, sin tener regulación.

 

Ángel Alexis Rogel Álvarez
angel.rogel@diarioconcepcion.cl


En 2005 eran dos los nombres que se perfilaban como eventuales cartas presidenciales en el entonces oficialista gobierno de la Concertación: Michelle Bachelet y Soledad Alvear.

Ambas ministras de la administración Lagos, parecía ser que la demócrata cristiana se perfilaba como una apuesta más sólida que la doctora socialista. No obstante, el carisma de Bachelet hizo que se disparara su popularidad en las encuestas y ésta fue una de las razones para que Alvear cediera en su objetivo de llegar a La Moneda.

De nada sirvió el debate que ambas protagonizaron en el centro de Eventos Suractivo, en la comuna de Hualpén. 

El triunfo del ex presidente Piñera no se forjó de manera muy diferente. Encumbrado en la encuestas fue la opción de la Alianza por Chile. 

En un año presidencial como el actual, las encuestas nuevamente se transforman en instrumento de definición de candidatos, más allá de que los tres bloques políticos, Chile Vamos, La Nueva Mayoría y Frente Amplio, hablen de la realización de primarias.

Así es como dos de los candidatos mejor perfilados para llegar a ocupar la primera magistratura aparecen también en los primeros lugares de distintos sondeos: Sebastián Piñera y Alejandro Guillier.

De hecho, en una reciente entrevista a Diario Concepción, el senador de la Circunscripción Cordillera, Víctor Pérez (UDI), dijo que el gremialismo debía apelar al pragmatismo y esa era, entre otros argumentos, la razón por la cual se debía apoyar la opción presidencial del otrora Jefe de Estado.

¿Está siendo entonces la popularidad de los políticos la principal razón por la cual los partidos y/o conglomerados políticos deciden apoyar a una determinada carta, más allá de un programa de gobierno determinado?

Consultado al respecto, el mismo senador Pérez descartó tanto análisis. Manifestó que este era sólo un antecedente más.

"Hay un mix de todos. Es evidente que para sus ideas y un programa de gobierno tenga efecto, deben existir candidatos con liderazgo y popularidad. Por lo menos, nosotros creemos, más allá de lo que digan las encuestas, en el trabajo político que realizamos con la comunidad", manifestó el congresista.

Insistió en que los números que marcan en las encuestas son un antecedente más, pero las coincidencias programáticas son igual de importantes y apuntó, por ejemplo, a la modernización del Estado, el proceso descentralizador y el manejo económico.

El diputado del Distrito 45, Marcelo Chávez (DC), reconoció que existe una sobre dependencia en torno a las encuestas y, desde ese punto vista, dijo, existe un desafío mayor para los propios partidos.

"El reto está en los partidos y los líderes partidarios de no dejarse guiar tanto por las encuestas. Además, en un marco donde tampoco existe regulación en torno a ellas. O sea, yo podría tener una empresa de encuestas y podría fabricar un líder", manifestó el parlamentario. 

Uno de los Centros de Estudios que ha se ha transformado en referente al momento de analizar el apoyo ciudadano a personeros políticos y medidas implementadas por el Gobierno es Cadem.

Roberto Izikson, gerente de asunto públicos de Cadem, dijo que "nada es absoluto, nada es blanco y negro. Hay matices. Las encuestas tienen un rol y él apunta a ayudar a quienes las usan a poder tomar mejores decisiones. Las encuestas son una herramienta más".

El cientista político dijo que "el problema es que la política atraviesa por una crisis significativa de confianza que le ha hecho difícil poder articular su espacio de poder. Y tenemos, cada día, menos políticos poderosos en los procesos de tomas decisiones".

Recordó que en las elecciones municipales pasadas cuando hubo problemas de definición al interior de los partidos, fueron las encuestas las que resolvieron, con toda la crítica que ello implicó. 

No obstante, dijo que está bien que estos sondeos muestren lo que está pasando. "Si los climas son favorables, como ocurrió con la Presidenta Bachelet el año 2013, que además participó de una primaria, no veo nada de malo en ello. El problema se da cuando los partidos no dan espacios de participación, como en las primarias".


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF