Jueza decreta prisión preventiva y advierte "alto peligro de fuga"

Fecha Publicación: 17/3/2017

En el Anexo Cárcel Capitán Yáber finalizó el periplo de 24 horas que se inició en Brasov, lugar en donde permanecía desde septiembre del año pasado, para enfrentar la justicia por irregularidades en su principal emprendimiento, la asesora Think & Co.

 

Marcelo Castro Bustamante
Desde Santiago


Pasadas las 17:10 horas, la jueza del 3° Juzgado de Garantía de Santiago, Paola Robinovich Moscovich, selló el futuro de Rafael Eduardo Garay Pita de 40 años por los próximos 120 días. Fueron siete meses en los que el penquista evadió a la justicia chilena, tras ser denunciado por estafa en contra de 37 personas que confiaron en sus conocimientos como economista e invirtieron $1.748 millones en su empresa Think & Co.

Fue en una audiencia que se extendió por dos horas, en donde el fiscal Marcelo Leiva nombró una por una a las personas afectadas y los montos involucrados, además de explicar la forma en que Garay salió del país utilizando un supuesto cáncer y su respectivo tratamiento en Francia. 

El primer punto llamativo de la audiencia se registró cuando la defensa solicitó a la jueza que al economista se le liberara de las esposas en sus manos, produciéndose un diálogo con la magistrada que Garay cortó recalcando que no era necesario que se accediera a la solicitud. "Entiendo las medidas y las las acepto", recalcó.

Durante la instancia, Garay leyó desde el computador de uno de sus abogados cada una de las declaraciones de los afectados, mientras los mencionaba el persecutor al tribunal. Además, el acusado escuchó con la mirada fija en la jueza.

En la formalización, el fiscal José Morales explicó que "existe una falsa apariencia en la sociedad, en donde se mencionaban socios, los que nunca existieron. Think & Co. siempre fue un proyecto personal del imputado".

Según el persecutor, "Garay, al anunciar su falsa enfermedad logra juntar tiempo para pagar las deudas, situación que no se cumplió, sino que fue la excusa para huir del país", puntualizó Morales.

Según antecedentes de la causa, entre septiembre de 2014 y Agosto de 2016, Garay gastó cerca de 500 millones de pesos en autos de lujo, cuyo paradero se desconocen. Morales recalcó, que el penquista cometió más de 20 estafas por montos superiores a 400 UTM, en donde utilizó a los medios de comunicación de plataforma para dar a conocerse.


"Traición a la amistad"

El representante del periodista Iván Núñez y su esposa, el ex fiscal nacional, Sabas Chahuán, expresó "que existió una traición a la amistad. Estafó a la lavandera que le lavaba la ropa. Engañó a todo el mundo y lo sigue haciendo. Se aprovechó de la confianza de todos".

Otro de los querellantes señaló que con esto, Garay busca que se acredite la atenuante de colaboración con la investigación.

En la misma audiencia, la defensa del economista, a cargo de Reyneiro García de la Pastora, declinó participar del debate de medidas cautelares, a expresa petición de Garay Pita.

Tras escuchar los alegatos, el tribunal estimó que "Garay es un peligro para la sociedad y que existe un alto peligro de fuga por parte del imputado, por lo que se determina prisión preventiva", la que se podría extender por 120 días, plazo otorgado para la investigación.


Largo periplo

Pero el día de Garay había comenzado el miércoles a las 14:54 horas -09:54 en Chile- en el aeropuerto Henri Coanda de Bucarest, cuando despegó, junto a tres funcionarios de la Policía de Investigaciones de Chile, el avión Airbus 319, matrícula F-GHRV, del vuelo AF1889 que lo trasladó desde esa ciudad hasta el Aeropuerto Charles de Gaulle, en París. 

Allí permaneció en una escala de casi seis horas, en donde estuvo custodiado en todo minuto por personal policial al interior de una sala aislada del resto de los pasajeros. La estadía se mantuvo hasta las 22:30 horas, cuando fue el primero en abordar el vuelo AF 406 que lo trajo hasta nuestro país. Al interior del aparato se ubicó en el asiento 53F, una fila de cuatro sillas, en donde estuvo acompañado por personal de la PDI. 

Durante el viaje, Garay fue fotografiado por los pasajeros. Paradójicamente, el AF406 es el mismo vuelo que debía llegar a Chile en septiembre pasado, tras su supuesto tratamiento contra el cáncer que se realizaría en el hospital parisino Gustave Roussy.

A las 10:13 horas el Boeing 777, matrícula F-GZNS pisó suelo nacional, allí Garay era esperado por otros funcionarios de la policía civil, quienes lo ayudaron a realizar los trámites migratorios. Dos horas más tarde, vestido con una chaqueta de cuero negra y una camisa azul clara, hizo su aparición ante los medios, cuando subió a la van que lo trasladó hasta el Palacio de Tribunales.

Al edificio ubicado en Morandé con Compañía, Garay ingresó a las 12:47 y permaneció por más de una hora en el subterráneo del edificio. Hasta allí llegó Gigliola Devoto, secretaria en lo criminal de la Corte de Apelaciones de Santiago, quien lo notificó del proceso en su contra.

Bajo un gran asedio periodístico, el penquista abandonó Tribunales, para subirse a un carro celular que lo llevó al Centro de Justicia para su formalización.


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF