La historia del Cesfam que rompió paradigmas de la salud pública

negocios

Al Centro de Salud Familiar de Villa Nonguén (creado en 1990), la buena atención médica y el respeto por el paciente no sólo lo llevaron a obtener una acreditación de excelencia, sino también a ganarse el cariño y la gratitud de la comunidad.

 

Daniela Salgado Parra
Contacto@diarioconcepcion.cl



Desde su ingreso, el Centro de Salud Familiar de Villa Nonguén, Concepción, se percibe de manera diferente al común de los centros de atención primaria. Su diseño arquitectónico, los colores y la pequeña plazoleta al centro de hall, lo dotan de un ambiente hogareño, muy distinto a la frialdad y sensación de precariedad que se percibe en otros recintos y hospitales públicos. 

No hay duda que el Centro tiene una identidad y un sello propio, que más allá de lo material, pasa también por el cariño y compromiso que le imprimen a su trabajo sus médicos, enfermeras, paramédicos y personal, y que le ha valido ser considerado un modelo a imitar. Es por eso que no fue del todo una sorpresa que alcanzara hace pocos días la acreditación de calidad durante los siguientes tres años, con una calificación sobresaliente, que ya quisiera cualquier clínica privada. 

En efecto, el Servicio de Salud Concepción informó que el Cesfam Villa Nonguén cumplió con el 100% de los requisitos obligatorios y un 88.7% con los no obligatorios. Ante esto, el director de servicio, Marcelo Yévenes, señaló que "todos los establecimientos de salud van a tener que pasar por este proceso de acreditación. En una primera instancia, la obligatoriedad es para los hospitales. Pero también tendrá que acreditar toda la red de establecimientos públicos o privados que están cubiertos bajo el régimen de Garantías Explícitas en Salud. Por eso, nos alegramos que el Cesfam Villa Nonguén se haya presentado voluntariamente a este proceso y haya recibido su acreditación, con muy buenos puntajes". 

Para el director del Cesfam, Juan José Pereda, esta acreditación responde a "un trabajo que hemos realizado durante dos años. A nosotros nos tocó como empresa acreditadora una de Viña del Mar. Durante tres días, cuatro personas estuvieron en el hospital pidiéndonos documentos y ello, quedaron sorprendidos por el nivel de organización que teníamos. Acá cada funcionario cumplía un rol y se hacía responsable de alguna área", detalló. 

El 88.7% de los aspectos no obligatorios con los que el establecimiento se destacó en la acreditación tiene que ver la mantención de los equipos, contar con un plan de evacuación donde cada uno de los funcionarios debe conocer el rol que debe cumplir y detallar dónde, cómo y cuándo se adquirieron los medicamentos e insumos. 


Un compromiso desde 1990

El centro de atención tiene 27 años de historia y nació como un proyecto de un grupo de profesionales del área de la salud, entre ellos el propio doctor Pereda, quienes crearon "Salud Comunitaria en Villa Nonguén". Tras recibir el apoyo de la ONG italiana Cestas, pudieron contar con el financiamiento para construir en diciembre de 1990 el Cesfam. 

De los cinco funcionarios que partieron con el proyecto, hoy tienen 65 que atienden a 13.640 personas inscritas. Entre ellas, se encuentran personas de San Pedro de la Paz y del centro penquista. 

Daniela Vergara es una vecina del sector. Ella y toda su familia se atienden en el Cesfam, según indicó "la atención es buena. Siempre respetan la hora de atención y tiene buenos médicos. Lo mismo que la farmacia, ahí te entregan todos los remedios que una necesita y lo bueno es que nunca se van a paro como los otros Cesfam". 

Opinión similar tiene Jimena Rojas, quien aseguró que "jamás ha tenido que hacer colas. Una siente cercanía desde los auxiliares a los doctores. El director es súper cordial, cuando tengo una duda siempre te la resuelve con cordialidad". 

Así lo ratifica su director y fundador, el Dr. Pereda: "Mi puerta está abierta para que cualquiera de la comunidad pueda hablar conmigo sea para reclamos, sugerencias o felicitaciones. Nosotros tenemos un comité de gestión de usuarios que se reúne una vez al mes con cinco representantes, elegidos por la misma comunidad, y se analizan todas las solicitudes de la población". 

Es tal el sentido de pertenencia que los vecinos tienen del lugar que cuando ocurrió el terremoto aseguraron que resguardarían el sitio al igual como lo harían con sus casas. Es más en 2015, cuando el centro cumplió 25 de existencia, los propios vecinos pidieron los permisos para cerrar la calle y realizar una fiesta sorpresa a los funcionarios por su labor en la Villa. 

Según Pereda, esa fue la celebración más linda. "Nos tomó de sorpresa. Llegamos y estaba adornada la calle, todos los vecinos esperándonos. Fue algo inolvidable".

Es importante destacar que este Cesfam no pertenece al municipio ni al Servicio de Salud de Concepción, sino uno de Delegados. "Se conoce muy poco de éste término, porque en la Región somos los únicos con estas características, o sea, que nos autoadministramos y financiamos", aclaró el director.