La responsabilidad personal en accidentes laborales

Fecha Publicación: 14/3/2017

Los accidentes laborales suelen asociarse a grandes traumas, a lesiones graves e invalidantes, o por lo menos con severas consecuencias para el trabajador, sin embargo, según la Asociación Chilena de Seguridad (Achs), durante el año recién pasado la mayor parte de éstos se registraron en el trayecto entre el hogar y el trabajo o viceversa, con 41.874 accidentes La evaluación de estas circunstancias consideró las 60.682 empresas adheridas a esa mutualidad, que alberga aproximadamente a 2,4 millones de trabajadores.

En cuanto al aumento de la frecuencia de los accidentes, con una tendencia al alza en la última década, para Arturo Cares, gerente de Prevención de la Achs, la explicación se encuentra en el mayor número de trabajadores incorporados al sistema, por lo cual hay una mayor cantidad de gente expuesta. 

Los eventos más comunes son las caídas. El año pasado hubo 12.072 casos, de los cuales el 64% terminó con el trabajador afectado con días de reposo. En cuanto las zonas lesionadas, en un tercio de los casos estuvieron comprometidas las extremidades inferiores. En opinión de expertos en prevención de riesgos, hay ante esta situación causas estructurales, como mala calidad de las aceras, por ejemplo, y otras atribuibles al comportamiento descuidado de las personas, incluyendo el uso irrestricto de teléfonos celulares mientras se desplazan.

El otro ámbito de los accidentes es menos evidente, donde aparentemente los riesgos son menores, como en las oficinas. Estos accidentes suelen ser de menor gravedad que los que suceden en otros sectores, pero no por ello dejan de ser importantes, además, se dan con mucha más frecuencia que el resto. No siempre son de poca monta, como en el caso anterior, uno de los motivos es el desorden o el descuido, así, los choques con o contra objetos son la segunda fuente de accidentes, con 4.402 eventos durante 2016. 

La Región del Bío Bío fue la que más bajó su tasa de accidentes, respecto del país, logrando reducirlos de un 3,32% a un 2,85% en el periodo enero-diciembre, siendo la cifra más baja del país junto a la zona norte, donde se concentra la actividad minera. Haciendo la importante salvedad que en nuestra región están presentes todas las actividades económicas. El directorio de la Achs ha definido como meta para el año 2016 un 3% de accidentabilidad, considerando que las medidas tomadas han conseguido terminar el año con un 3,39%.

Para la Achs, además de las consecuencias para los involucrados, hay un importante impacto en la productividad de las empresas. Si en promedio el tiempo de reposo es de 19 días, esto representa 795 mil jornadas laborales menos y casi 6,4 millones de horas que se perdieron en el año, con mayor daño para las firmas más pequeñas, donde se notan más las ausencias.

No es un problema solo de los comités paritarios en las empresas, o las medidas institucionales de seguridad, hay un fuerte componente personal, según especialistas, la motivación y la satisfacción con el trabajo y el descanso adecuado participan positivamente, a título de ejemplo en esta última causal, el 50% de los accidentes más frecuentes se generan por los trastornos del sueño, que impiden poner, por cansancio, adecuada atención a lo que se hace. Se requiere una cultura de seguridad personal responsable, en contraste con falta de apreciación de la integridad mental y física durante las jornadas laborales.


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF