Conciertos del gnomo

Fecha Publicación: 11/3/2017

Al alero de Radio Leufü, el ciclo se ha consolidado como una gran plataforma para las bandas locales. Nacido como un sucesor de los Miércoles tras Bambalinas, despierta tal interés que Mauricio Melo, músico y uno de sus impulsores, quien señaló que tiene el programa armado con dos meses de anticipación.
 

Por Ricardo Cárcamo Ulloa/ Fotografía Pablo Barra / REFISURA


na gran cantidad de bandas, de diversos estilos, existentes en la Región. Un semillero inagotable, que va sumando más exponentes con rapidez. Y para dar a conocer este movimiento, sin dudas que los Conciertos del Gnomo se han transformado en una gran vitrina.

A punto de llegar a las 170 ediciones, Mauricio Melo, músico y uno de los impulsores del ciclo, se refirió a cómo surgió la idea. "Se podría decir que son un poco los hijos o herederos del Tras Bambalinas. Cuando terminaron, duramos 101 sesiones y quedamos con la bala pasada, no teníamos un lugar dónde seguir. En ese proceso, salió la idea de Radio Leufü con Pedro Antivil, que hace tiempo quería y tenía la implementación. Partió con el formato de un invitado conmigo, se programaba algo de música, en un estudio en Villa Huáscar", dijo.

Al respecto, agregó que "se hizo una temporada, resultó bien, y después justo partió Casa de Salud. Siempre hemos estado conectados con Germán (Estrada), haciendo cosas juntos, tocando. Conversamos sobre hacer algo similar al Tras Bambalinas, grabando las sesiones, cada miércoles. Partimos en el espacio para música electrónica, el Salón de la Fama, transmitiendo en streaming. Se fue perfeccionando el cuento, con más cámaras, luego se pasó a la Unidad de Geriatría, que tiene mucho mejor infraestructura para un programa de este tipo, con una excelente acústica, un balcón para poner cámaras. Ahí nos fuimos por un tubo".

De la evolución que ha tenido el ciclo, comentó que "han venido hasta grupos de otros países, sobre todo en los veranos por la conexión de Germán y Casa de Salud con su corredor cultural Córdoba- Concepción. Ahí aparecen personajes que han visto el programa online y les interesa participar. Se produce un feedback rebueno, por ejemplo, nos ha pasado con la nueva camada de músicos argentinos. Están viniendo bandas choras".

El músico también se refirió al formato de cada concierto. "Son cerca de 25 minutos por grupo. Tratamos que no sean más de tres bandas, ojalá dos por programa. Una vez tuvimos cinco. Quienes están en producción se llevan el peso, yo hago los contactos y conduzco. Tenemos un equipo periodístico que transmite la previa, entre una banda y otra se pasan entrevistas, y se ha perfeccionado la transmisión igual, con más cámaras. Todo queda después en el canal de Youtube de Radio Leufü".

Melo también se refirió a la proyección del ciclo. "Seguir hasta que las velas no ardan o se acaben las bandas (ríe). Increíblemente, vamos sobre el capítulo 165 y siguen apareciendo bandas nuevas. Eso es muy interesante, salen chicos con proyectos buenos, bien trabajados. De repente tengo que filtrar, pues a algunas les falta mucho o tienen algún elemento débil. Hay que pensar que el parámetro de esto es una transmisión radial, no es como el Bambalinas que por último ahí pasaba piola. Ahora queda registrado. No hemos tenido mayores problemas, y el nivel es bastante serio y profesional. Se agenda con mucha anticipación, yo tengo la programación lista hasta fines de abril".

Sobre el estilo de los músicos que participan, aseguró que "tratamos que sea lo más variado posible, hemos tenido desde metal pesado hasta bandas de folclor, los hermanos Millar; hubo grupos de tecno pop. Una de las intenciones originales es que ojalá en un mismo capítulo pudiéramos tener un cantautor, alguien de música electrónica y un jzzista o un rockero. Lo más misceláneo, como el Tras Bambalinas".

El público, eso sí, señaló que es distinto al del ciclo que se realizaba en la Sala 2. "En el Tras Bambalinas era un grupo de gente que volvió a salir después del terremoto, que necesitaba catarsis. En este caso, es un público mucho más ligado a Casa de Salud, aunque igual es súper misceláneo. Llegan hasta abuelitos y no necesariamente acompañando a sus nietos, sino que van a escuchar la música. Va de todo, es súper transversal".

Con tanto material archivado, Melo señaló que no descartan un proyecto que deje testimonio de los Conciertos del Gnomo. "Nos gustaría, es una pega bien complicada sí. Me gustaría dejar un registro físico, sería óptimo grabar un DVD y ojalá un disco. Es una idea que hace rato nos da vuelta", contó. 


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF