Investigación y desarrollo: las claves del crecimiento regional

Fecha Publicación: 23/2/2017

La Estrategia Regional de Desarrollo y el Parque Científico y Tecnológico, Pacyt, son dos hitos que le dan ventaja suficiente a nuestra región para liderar a nivel nacional el auspicioso camino del fomento a I+D. 


Apostar por la innovación es invertir en el futuro. Así lo han comprobado en pocos años los países que han puesto todo su empeño en potenciar el desarrollo de ideas. Ideas que se transforman tecnologías, que facilitan la vida, optimizan recursos o contribuyen a mejorar la productividad. Emblemáticos son los casos de países como Japón, Irlanda o Finlandia, que con limitados recursos naturales, apostaron por el capital humano para surgir, romper paradigmas y erguirse como naciones que alcanzaron el desarrollo persiguiendo la innovación.

Pero los resultados no se consiguen sólo con quererlo. En la sociedad del conocimiento, la Innovación y Desarrollo son pilares fundamentales para un país que busca alcanzar el progreso, pero eso se consigue con una inversión relevante y sostenida. Cerca de la mitad de las diferencias observadas en el ingreso per cápita y el crecimiento del PIB de los países no se debe a diferencias en las inversiones de capital, sino que a su desarrollo en el área tecnológica. En efecto, los países que generan nuevas tecnologías de punta tiene un crecimiento más rápido en comparación a la de los países pobres. Pero la adopción de nuevas tecnologías conlleva costos: la inversión en Investigación y Desarrollo (I+D).

Es evidente que a nuestro país aún le queda un largo trecho por recorrer. Chile sigue teniendo una baja inversión en este concepto (un 0,7% del PIB) en comparación a países como Canadá (2%), Estados Unidos (3%) o Finlandia (3,4%). En todas ellas, las universidades juegan un rol clave.

En esa dirección apunta el proyecto de Parque Científico y Tecnológico (Pacyt), que recientemente un medio de divulgación nacional describió como el "Sillicon Valley chileno". El proyecto impulsado por la Universidad de Concepción, esperó 7 años para ver la luz y hoy cuenta con un presupuesto aprobado de $12 mil millones para llevarse a cabo. La casa de estudios, en conjunto con el Gobierno Regional, gestionarán y administrarán este gran centro, por medio de una corporación sin fines de lucro.

La idea es atraer a las empresas expertas en I+D+i que se dedican a investigar y generar nuevo conocimiento, desarrollar tecnologías y buscar soluciones innovadoras potenciando el capital humano. En 24 hectáreas se contempla que se emplacen centros de investigación avanzada, espacios de co-working, auditorios y otros servicios. Las otras 67 hectáreas serán totalmente dedicadas a áreas verdes, incluyendo dos lagunas artificiales, un bosque nativo, quebradas sin intervención y espacios de circulación.

Iniciativas como el Pacyt, indican que el panorama está comenzando a cambiar para la ciencia y la investigación. Es rol prioritario del Estado, aunque no exclusivo, el fomentar y facilitar la vinculación entre los sectores públicos, privado y la academia, para generar los necesarios círculos virtuosos del desarrollo. Y no solo a nivel de grandes empresas, sino también propiciando alianzas con pequeñas y medianas empresas, centradas en la innovación. 

La Estrategia Regional de Desarrollo y el Pacyt son dos hitos que le dan ventaja suficiente a nuestra Región para liderar a nivel nacional el auspicioso camino del fomento del I+D. 


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF