Preocupante aumento de la morosidad

Fecha Publicación: 3/2/2017

En parte, la salud financiera de un país se refleja en el estado de las cuentas de los ciudadanos corrientes, es a nivel personal como se percibe el estado de la riqueza o de la pobreza. Datos macroeconómicos excelentes pueden ocultar una situación no tan positiva para cada persona. Por eso es un indicador seguido muy de cerca el que señala el grado de endeudamiento de los chilenos y más claro aún el índice de morosidad, las deudas impagas, ya que para el común de los habitantes, tener deudas es un asunto que provoca la mayor intranquilidad.

En razón de lo anterior, es atendible la importancia del último informe sobre esta situación en el país, que indica el aumento de morosidad en 11,3% en 2016, que a estas alturas involucra a más de cuatro millones de personas. Estas cifras son el resultado del reciente estudio desarrollado por la Universidad San Sebastián y Equifax, una empresa internacional, radicada en Atlanta, que estudia todas las deudas de las persona en la banca, retail, cajas de compensación, Pymes y servicios generales.

La mayoría tiene deudas impagas en el sector del retail y bancos, la mayor participación del número de morosos se registró en estos sectores, con 46% y 32%, respectivamente. En menor medida, las deudas residen en los servicios financieros (6,7%), servicios de empresas (5,6%), educación (5,0%) y otros con participaciones minoritarias cercanas al 1%, de esa manera, la deuda impaga afecta a 4.295.957 personas, registrando su mayor nivel en los últimos años.

Al separar el total de morosos por género, 2.198.377 son mujeres, con un 11,4% de variación anual, las que presentaron una mora promedio de $974.833, los hombres, por su parte muestran una mora promedio de $1.886.308, con un porcentaje de parecida variación anual. Del mismo modo, hay un aumento de la deuda de las personas mayores, de 60 y 69 años y de 70 años o más, quienes muestran los mayores crecimientos anuales en el número total de morosos.

Las cifras de personas en esta situación, que habían tenido su mayor altura el año 2011, posiblemente relacionadas con la recuperación de los daños del terremoto del año anterior, descendieron a 2.800 millones de personas en 2013, elevándose a 3.400 y 3,800 millones de personas, aproximadamente, los años siguientes, hasta la cifra última ya mencionada de 4.295.957 con deudas impagas.

Si bien es cierto el promedio del valor de la cuota promedio impaga por persona asciende a $231.375, el porcentaje de quienes tienen muy bajas probabilidad de pago, ha aumentado del 14.9% de 2013 al actual 18.3%, con un promedio de documentos impagos por persona que subió hasta 6,1. Según Mikel Uriarte, decano de Economía y Negocios de la Universidad San Sebastián, el informe "arrojó una tendencia relevante en la incapacidad de algunas personas de cumplir sus compromisos financieros".

Es posible pensar que, en parte, esta situación se deba a rentas insuficientes para cubrir necesidades básicas que no pudieron ser resueltas de otra manera, pero también puede ser que se trate de consumismo irresponsable. Es evidente la necesidad de aportar desde todos los sectores para mejorar la educación financiera de los chilenos y poner en relevancia la comprensión de los riesgos que puede generar un sobre endeudamiento y la imposibilidad de pago, mientras tanto, es muy recomendable dar una nueva mirada a nuestras prioridades.

 


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF