Alentador control de malos instintos

Fecha Publicación: 15/1/2017

Los instintos son cosa sumamente seria, no asuntos que están por allí, otros más y otros menos, como resultado de un programa secundario, se trata de formas de respuesta más antiguas que el hombre como especie, todos con fundamentos en la sobrevivencia, así que no es cosa de creer que se puede controlar los instintos, solo con un poco de fuerza de voluntad.

Hace falta un poco más, como ha descubierto un grupo de científicos de Yale, que mediante la optogenética, una técnica que modifica proteínas por medio de tratamientos lumínicos, logró intervenir el instinto asesino, menos dramáticamente, el de caza, en ratones. Se pudo de esa manera, encender y apagar las ganas de matar en estos seres vivos.

Un experimento realizado en ratones logró manejar el instinto cazador de los roedores, independientemente de si tuvieran hambre o no, en la misma experimentación, descubrieron también dos funciones con las cuales estos animales funcionan en este aspecto; una es la capacidad de reacción al ver una presa, mientras que la segunda es el utilizar las mandíbulas con el fin último de atacar a las mismas. Mientras activaban la primera área, los ratones agredían todo lo que estuviera a su paso, pero cuando lograban apagar ambas, estos sujetos de prueba, las célebres ratas de laboratorio, demoraban mucho en reaccionar cuando una presa pasaba frente a ellos.

Las neuronas responsables de esto se encuentran ubicadas en la amígdala central, un sector del cerebro donde se maneja el área emocional en prácticamente todas las especies de vertebrados conocidos, incluidos nosotros. Resulta auspicioso, por ahora lo de la caza, puede ser que mañana ubiquen el área de la honradez y así. Llega a dar susto.



PROCOPIO
 


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF