Tomar conciencia de los riesgos de conducir motocicletas

Fecha Publicación: 10/1/2017

Pudo haber sido antes, pero es igualmente oportuno ahora, poner la mirada, muy atentamente, en el transporte con motocicletas, máquinas que para muchos jóvenes parece ser un juguete más, solo que un poco más caro y bastante más rápido. Instrumento naturalmente juvenil que ha llegado a ser también popular en la tercera edad con ánimos de rejuvenecimiento y de nostálgica libertad en los últimos años de la vida. 

La llegada de marcas con precio muy accesible ha puesto al alcance de muchos este independiente modo de transporte, que tiene escondido un hecho evidente, el conductor está inmediatamente expuesto durante un accidente, no hay prácticamente elementos de protección, siendo así una parte orgánica y viva sobre un objeto inerte que puede alcanzar en pocos segundos velocidades de cien kilómetros por hora.

En la última reunión del Observatorio Iberoamericano de Seguridad Vial, que reunió a los líderes iberoamericanos de tránsito y seguridad vial, los participantes acordaron preparar en cada uno de los países miembros un Plan de Seguridad Vial de Motos. En ese contexto el Ministro de Transportes chileno anunció un decreto con la intención de mejorar las condiciones de seguridad de las motocicletas nuevas que ingresen al país. Iniciativa que se hace indispensable ante el aumento del parque de motocicletas que se ha registrado a nivel local durante la última década.

Efectivamente, en Chile, durante la última década, el parque de motocicletas se ha quintuplicado, pasando de 27.741 vehículos en 2005 a 167.876 en 2014, último año comparable. En materia de accidentes, en los últimos 10 años han fallecido 771 motociclistas y más de 30.000 quedaron con lesiones. Solo en el año 2014, los siniestros en estos vehículos llegaron a 5.878 con 123 fallecidos, más del doble de los 55 de 2005. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, los accidentes de tránsito causan 1.2 millones de defunciones anuales y representan la principal causa de muerte entre jóvenes de 15 a 29 años en todo el mundo. El 23% de todas estas muertes se concentra en los motociclistas.

Las causas no son sorprendentes, lo cual hace de este problema algo digno de preocupación. Según el registro de la policía, se debe a que los conductores no van atentos a las condiciones del tránsito, la pérdida de control del vehículo y conducir sin mantener distancia razonable ni prudente. Del total de accidentes, aproximadamente el 47% corresponde a la Región Metropolitana; le sigue la Región del Bío Bío (13%), y Valparaíso (9,2%). 

La Comisión Nacional de Seguridad del Tránsito enfatiza que los usuarios de las vías no han tomado conciencia y las medidas han estado más enfocadas en otros usuarios, "los motociclistas son más vulnerables porque su carrocería es su cuerpo, si bien en Chile el casco tiene más de un 98% de uso, el desafío es ver si está bien abrochado, si la visera está en su lugar o si se usan protecciones corporales".

Independientemente de las estrategias a nivel estatal o de los fabricantes, el factor oculto es la imprudencia, la inmadurez y el engañador sentido de invulnerabilidad de los adolescentes y jóvenes, los mayormente involucrados, quienes no terminan de comprender que por cada fallecido hay decenas de heridos y mutilados. Generar conciencia es un deber colectivo, que no debe dejarse a la buena fortuna, o el buen criterio, del conductor.


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF