La indiferente pérdida del patrimonio

Fecha Publicación: 12/12/2016

De vez en cuando nos damos ínfulas de país desarrollado y en nuestra región, particularmente, de ser un centro de cultura por la abundancia de instituciones de educación superior. Sin embargo, muy cerca de la superficie mostramos las fragilidades de esa ambición. 

Un comunicado deja las cosas en su sitio, la Organización Patrimonio Industrial Bío-Bío, en su párrafo inicial delata; "con tristeza…, en los últimos días hemos sido testigos de un lamentable episodio que afectó directamente a uno de los pocos ejemplos que aún sobreviven del importante pasado industrial de nuestra ciudad. El saqueo, desmantelamiento e incendio del histórico edificio que albergó desde 1919 a la Fábrica de Paños Bío-bío en la población Aurora de Chile, es un hecho que nuevamente da cuenta de la fragilidad del patrimonio edificado en Concepción".

Como contraste, en el país vasco, un lugar emblemático de San Sebastián, La Tabakalera, inaugurada en 1913 como fábrica estatal de tabaco, con una historia de 90 años, hasta el año 2003, fue protegida con la decisión de convertirla en un centro de cultura contemporánea, con la gestión conjunta del Ayuntamiento, es decir la municipalidad, los parlamentarios y el gobierno regional. El resultado es el hace poco inaugurado Centro Internacional de Cultura Contemporánea, vecino a la estación del Tren de alta velocidad y la futura estación central de autobuses, conformando el principal núcleo de transporte público en la ciudad.

Como expresa el comunicado aludido; la carencia de políticas asociadas a la conservación y reutilización de inmuebles históricos pasa la cuenta y nuestra ciudad continua perdiendo de esa manera su memoria e identidad. Hay instituciones que deben a la comunidad una convincente explicación.


PROCOPIO


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF