Biodiversidad y productividad de los bosques

Fecha Publicación: 16/11/2016

Para la Región, que muestra a la industria forestal como uno de sus pilares económicos, es particularmente relevante el equilibrio entre las plantaciones con fines industriales y los bosques nativos, ya que esto últimos resguardan factores indispensables para los ecosistemas.
 

Como enunciado para introducir un estudio sobre la materia se empieza por dejar en claro, no una convención, sino un hecho cierto; los bosques desempeñan una función esencial en el ciclo del agua, la conservación de los suelos, la fijación de carbono y la protección de los hábitats, en particular los de los polinizadores, por tanto universalmente se comprende, aunque no en todas partes se tome real conciencia, que su gestión es crucial para lograr una agricultura sostenible y alcanzar la seguridad alimentaria.

Ese es justamente el tema que motiva la publicación reciente de la FAO, (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura); "El estado de los bosques del mundo", en el contexto de la campaña mundial de la Organización para elaborar planes, políticas y programas nacionales de desarrollo sostenible. En la Agenda 2030 se reconoce que la alimentación, los medios de vida y la ordenación de los recursos naturales ya no se pueden considerar por separado y que es necesario un enfoque coherente e integrado de la sostenibilidad en todos los sectores agrícolas y en los sistemas alimentarios.

En uno de sus capítulos, dedicados a relatar el estado de la situación en nuestro país, la publicación informa que las plantaciones, que consisten principalmente en pinos y especies del género Eucalyptus, constituyen el 98% de la producción económica de los bosques, circunstancia que se ha reducido la presión sobre los bosques naturales, en los cuales la explotación forestal industrial se redujo del 16,1% de la explotación forestal total en 1990 a l 0,8% en 2013. En general, desde 1990 se ha producido un aumento del 8% de la superficie de bosques primarios y otros bosques regenerados de forma natural. En algunos casos, las plantaciones han reemplazado a los bosques naturales, pero actualmente las empresas forestales han acordado restaurar alrededor de 40.000 hectáreas de bosque natural. 

Es una iniciativa altamente positiva, toda vez que la investigación aporta cada vez más datos sobre la trascendencia de esta política, como es, por ejemplo, la publicación "Relación Positiva entre la biodiversidad y la productividad predominante en los bosques del mundo", publicado en el último número de la prestigiosa revista Science. El autor, Christian Salas, del Laboratorio de Biometría del Departamento de Ciencias Forestales, de la Universidad de la Frontera, con un grupo de investigadores de alrededor del mundo, concluye que existe una relación positiva y consistente entre la biodiversidad y la productividad de los ecosistemas de los bosques. En términos breves; a mayor biodiversidad en los bosques, mayor productividad.

Para la Región, que muestra a la industria forestal como uno de sus pilares económicos, es particularmente relevante el equilibrio entre las plantaciones con fines industriales y los bosques nativos, ya que estos últimos resguardan factores indispensables para los ecosistemas, es conocido el hecho que los árboles se prestan mutua ayuda, un bosque es un órgano sinérgico.

Independientemente de la controversia de causas del cambio climático, la presencia de los bosques es un factor decisivo e innegable, es un mundo de diferencia un terreno con y sin árboles, eso seres vivos cuidan de otras vidas, no es un gesto de naturalistas románticos cuidar los árboles, es una necesidad perentoria.


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF