Nueva generación de analfabetos

Fecha Publicación: 16/11/2016

Hubo un tiempo que era suficiente con leer un poco, escribir un poco, lo mínimo y más indispensable, para ir por la vida sin mayores pretensiones. Ahora es pretérito remoto, tener tamaña limitación es perfectamente incompatible con la aspiración a cualquier cosa que valga medianamente la pena.

Es muy posible que el tema de analfabetismo deba ser sometido a un análisis más profundo, a la luz del avance de los tiempos, que está dibujando un perfil del mudo que no corresponde a los retratos de hace tres o cuatro decenios, que leer y escribir no sea ya la competencia elemental suficiente como para abandonar la lista de quienes son iletrados. Los resultados de las últimas pruebas Simce no producen sorpresa alguna, excepto para quienes esperan que frente a estos resultados patéticos lo más razonable sea romper la vara de medir, extrañados que los diligentes administradores políticos de la educación no hayan tomado esa medida sobre un instrumento discriminador, no inclusivo y posiblemente obsoleto, que no hace otra cosa que atentar contra la autoestima de los niños, dar señales erráticas y desmejorar nuestra imagen internacional.

Sin ironía- el recurso más elegante frente a las malas noticias- la verdad es que los jóvenes no saben leer, o no entienden lo que leen y que párrafos completos parecen no tener sentido, o no saben qué hacer con un manual de instrucciones, acostumbrados a usar nuevas tecnologías, especialmente de comunicaciones, a pura intuición, mediante ensayo y error, una técnica de aprendizaje que puede resultar fatal en otras circunstancias de la vida real. Se ha oído de la reforma educacional, nadie sabe si pasa por esta parte del problema, sería bueno que así fuera.


Procopio
 


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF