Piedras sobre Hipatia

Fecha Publicación: 19/10/2016

Hoy se ha puesto nuevamente sobre el tapete un tema que ha conmovido al país demasiadas veces en los últimos meses: dos nuevos femicidios han vuelto a remecernos como sociedad, y nos obliga a reflexionar qué podemos hacer para cortar de raíz con la barbarie, para que nunca más vuelvan a haber víctimas de abusadores, de enfermos de la cabeza y del alma. De cobardes. 

La campaña nacional #niunamenos, ampliamente difundida y compartida por redes sociales, y que ha movilizado masivas manifestaciones en todos el país, también ha generado un margen de opositores. Hay quienes se han burlado de la campaña, asociándola con una trasnochada reivindicación feminista. Pero basta un mínimo de reflexión, para llegar a algunas conclusiones básicas: que Chile aún no es un país seguro para sus mujeres; que siguen habiendo toda clase de abusos y diferencias.

Vale la pena recordar a Hipatía, una notable filósofa y matemática que vivió en Alejandría entre el 375 y el 415 de nuestra era. Estudiosa de la geometría, el álgebra y la astronomía, durante décadas compartió su conocimientos con alumnos y discípulos, y era considerada una autoridad intelectual en su ciudad. Sin embargo, el mundo estaba cambiando, y a ciertos grupos fanáticos e intolerantes, les pareció ofensivo y antinatural que una mujer cultivara las ciencias y difundiera ideas que no se condecían, las más de las veces, con la nueva fe del imperio. 

Al final, un grupo de fanáticos religiosos se abalanzó sobre ella: la golpearon, la desnudaron y la arrastraron por la ciudad. La atacaron con tejas y piedras hasta descuartizarla, pasearon sus restos como trofeo y finalmente los quemaron en la calle. Así murió una mujer excepcional hace 1600 años. Duele comprobar que, en pleno siglo XXI, sigamos perdiendo a valiosas mujeres, a manos de personajes no menos bestiales que los que atacaron a esa gran matemática.



PIGMALIÓN
 


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF