Palabras dignas del bronce en que están

Fecha Publicación: 19/10/2016

Las frases que siguen están todas precedidas por el mismo pronombre y verbo, expresando un profundo convencimiento; "yo creo": 

"En el valor supremo de la persona y en su derecho a la vida, libertad y la búsqueda de la felicidad,- que cada derecho implica una responsabilidad; cada oportunidad, una obligación; cada posesión, un deber, -que la ley fue hecha para el hombre y no el hombre para la ley; que el gobierno está al servicio de las personas y no su amo".

"En la dignidad del trabajo, ya sea con la cabeza o con las manos; que el mundo no le debe a ningún hombre la vida, sino que se le debe a cada hombre la oportunidad de ganársela". 

"Que el ahorro es esencial para una vida bien ordenada y que la economía es el requisito primordial de una estructura financiera sólida, ya sea en el gobierno, negocios o asuntos personales, -que la verdad y la justicia son fundamentales para un orden social duradero".

"En lo sagrado de una promesa, que la palabra de un hombre debe ser tan buena como un contrato, que es el carácter, no la riqueza, el poder o la posición, el supremo valor".

"Que la prestación del servicio útil es el deber común de la humanidad y que sólo en el fuego purificador del sacrificio se consume el egoísmo y se obtiene la grandeza del alma humana libre".

"En un Dios omnisapiente y benevolente, llamado por cualquier nombre, y que la más alta realización del individuo y la mayor felicidad, se encuentran en vivir en armonía con su voluntad, -que el amor es lo más grande en el mundo; que sólo él puede superar el odio; que el derecho puede y triunfará sobre la fuerza".

Firmadas por John D. Rockefeller, están en bronce, como debe ser, en el centro epónimo, en Nueva York, como una invitación para pensar si todavía son valederas.


PROCOPIO


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF