La necesidad del derecho a pataleo

Fecha Publicación: 20/9/2015

Suele ser una reacción cuando hay turbulencias de muy diversa especie y de mucha complejidad, todas al mismo tiempo, cuando se acumula una suerte de enorme energía negativa que termina en explosiones de mal genio, de rupturas y destrozos, de diferente escala, en pequeños y amplios ámbitos. Es la necesidad de aliviar tensiones y dar un espacio nuevo a la reflexión. 

Hay una palabra que resume esta necesidad, acompañada por una práctica milenaria de sus efectos, es catarsis, un término de origen griego que significa purificación del espíritu conturbado por medio de la liberación de la verdad asumida. Catarsis no es una palabra que tiene mucho uso en el vocabulario popular, pero su sentido no es ajeno a nadie, ya que se practica sin saber que aquello tiene nombre. En la situación actual de los asuntos del país sucede en ocasiones, y puede que las haya en algún punto del futuro. Mostrar esta reacción como experiencia colectiva a través de la cual se pretenda la expulsión de un mal social.

Para Aristóteles era el momento culminante de un drama, cuando el público sentía la liberación con la resolución de las tensiones. En este caso, la suma de desencuentros políticos, la mutua acusación de mal proceder, acompañado de una desconfianza creciente de los ciudadanos con respecto a las autoridades e instituciones.

Lo positivo es que en democracia pueda existir la posibilidad de catarsis, que no se haya extinguido el derecho a pataleo.


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF