Los evidentes desafíos de la prueba Simce

Fecha Publicación: 10/10/2016

Cuando las noticias no son buenas se solía eliminar al mensajero, con parecida intención se puede optar por restar méritos al mensaje, eventualmente, se puede tratar de cambiar su modalidad. Se ha presentado esta circunstancia con relación a la prueba Simce, el sistema de medición de la calidad de la educación que se ha venido empleandodesde el año 1988, con el principal propósito de contribuir al mejoramiento de la calidad y equidad de la educación, informando sobre los logros de aprendizaje de los estudiantes en diferentes áreas de aprendizaje del currículo nacional.

Hace pocos días se han conocido los resultados del Simce de Escritura de sexto básico, entregados por el Ministerio de Educación, los cuales dejan en evidencia las dificultades que tienen los alumnos para escribir de forma comprensible y al desarrollar las ideas y, al mismo tiempo, la brecha socioeconómica y de género que existe en los resultados. Entre los 20 colegios con mejores resultados, solo uno de ellos es municipal y cuatro tienen una composición de alumnos que pertenecen a un nivel socioeconómico bajo o medio bajo. 

En las grandes cifras, más de un tercio de los estudiantes no es capaz de escribir relatos comprensibles para el lector, se parte de la base que la escritura es una habilidad fundamental para la vida al entregar nuevas oportunidades de integración al mundo social y laboral, por otra parte en una sociedad democrática y globalizada, la habilidad de escribir facilita la participación ciudadana, siendo un medio de expresión de opiniones y de transmisión de información.

Con este propósito se solicitó a los alumnos que crearan textos narrativos e informativos para evaluar el Desarrollo de Ideas, Coherencia, Propósito Comunicativo y Organización Textual, los resultados indicaron que un 30% de los niños informaba de modo insatisfactorio y un 32% narra sus ideas de modo precario, Alrededor de un 15% enuncia y enumera sin poder transmitir idas propias, siendo el nivel más bajo el de la coherencia, que está faltante en un 35% de los niños.

Aunque los mayoritarios dos tercios de los niños superen esta prueba, el desafío de mejorar la formación de todos sigue presente, existiendo otros factores involucrados en esta situación, queda en evidencia el peso del capital cultural y de la formación y capacidad de los docentes a cargo. Según la reflexión de Oscar Nail, decano de Educación de la Universidad de Concepción, hay que considerar que en la última evaluación docente la reflexión pedagógica y la interacción comunicativa de los maestros estuvieron entre los aspectos peor evaluados.

Por otra parte, es innegable la importancia del capital cultural de las familias y la pérdida progresiva de la riqueza léxica y los referentes en temas comunicativos, la falta de modelos adecuados para el desarrollo y ejercicio de estas competencias

Para la Conferencia Iberoamericana de Ministros de Educación, en sus metas educativas 2021, es indispensable ampliar el horizonte cultural en la formación de los docentes. Conocer más de cerca, por ejemplo, los procesos productivos ligados a su tarea académica, como así también ampliar su rol profesional como respuesta a la utilización de las tecnologías de la información y comunicación en el aula y en el ámbito del alumnado. El centro en la calidad del profesorado continúa siendo un énfasis ineludible, salvo que se decida romper el termómetro.
 


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF