La huidiza paloma de la paz

Fecha Publicación: 10/10/2016

En tiempos revueltos, la paz adquiere un sentido que se pierde cuando está presente, como la salud una vez enfermos. Se espera poder recuperarla y poder mostrar su signo universal; una simbólica paloma blanca, llevando un ramo de olivo en su pico.

Como el contraste entre la paz y los litigios son tan antiguos como el hombre, igual de antiguos son estos signos. En el Viejo Testamento, Noé lanza una paloma blanca con el fin de encontrar tierra tras la inundación, un castigo divino a tanta barrabasada, al cabo de un tiempo la paloma regresa al Arca con un ramo de olivo significando que la inundación había acabado, como señal bastante creíble y que Dios estaba de nuevo en paz con la humanidad, al menos por un tiempo.

En la actualidad, en la humana tendencia a complicar las cosas, la paloma blanca puede representar dos tipos de paz: si tiene un ramo de olivo en su pico simboliza el deseo de mantener la paz ya alcanzada; mientras que si se la simboliza volando, como por ejemplo en los actos donde se lanza una paloma blanca al aire, representa el deseo de alcanzar la paz, al enviar un mensajero que la transmita. 

Por lo tanto, la paloma significa un comienzo fresco, una tabula rasa entre la humanidad y su universo. El dibujo que suele representarla, resulta del parisino Primer Congreso Mundial de Partidarios de la Paz, como reflexión al terminar la guerra mundial, para el cual Pablo Picasso crea el cartel, con esa paloma en líneas muy simples de color azul y una ramita con tres simples hojas verdes.

Pasan los años interminablemente y la paz no logra ser universal, incluso en los grupos más pequeños no hay ni deseos ni oportunidades para dibujar la paloma, aunque sea sin ramita.

Procopio
 


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF