Preocupante rezago en la condición física de los niños chilenos

Fecha Publicación: 7/10/2016

A pesar de toda la evidencia, no se ha internalizado en el chileno medio la necesidad de cuidar el estado físico, se predica contra el sedentarismo y al mismo tiempo muchos observan a los deportistas como conversos a una forma de práctica extrema. Si bien es cierto hay un número creciente de jóvenes y adultos que dedican tiempo a estas actividades, para el grueso público el concepto de vida saludable no termina de ser convincente.

Se ha descrito con suficiente claridad los efectos de determinadas culturas familiares que resultan en obesidad, todo otro tema, pero no con suficiente énfasis la condición física de la infancia, de qué modo los niños chilenos se pueden comparar con sus pares de otras nacionalidades, para observar si existe una norma en este aspecto, si los niños nuestros tienen las condiciones físicas y los rendimientos que corresponde a organismos sanos y en pleno crecimiento, bajo el supuesto aceptado que hay una estrecha relación entre esta situación en la infancia y el estado de salud durante el resto de la vida.

En un estudio internacional publicado hace poco más de una semana en la revista British Journal of Sports Medicine, se comparó el rendimiento de niños entre los 9 y 17 años de 50 países. Los índices de rendimiento se calcularon a partir de datos recopilados en 1. 142. 026 niños y jóvenes. 

En el caso de Chile, el estudio contempló los resultados de un trabajo en el que participó Marcelo Sajuria, traumatólogo y expresidente de la Sociedad Chilena de Medicina del Deporte, quien con datos del Simce de Educación Física 2011, determinó varios índices de salud, concluyendo que nuestros niños de esta generación tienen un mayor riesgo de infarto, diabetes y síndrome metabólico, entre otros, que la generación de sus padres y abuelos.

Efectivamente, si un niño chileno promedio corriera contra otros menores de 49 países, llegaría en el lugar 39, apenas superaría al niño argentino y a otros diez países. Primero llegarían los niños de África y centro Europa, últimos llegarían los niños de Perú y México. Por regiones, las que tienen niños con mayor prevalencia de mala aptitud cardiorrespiratoria son Arica y Parinacota y Antofagasta. En aptitud músculo esquelética, los peores resultados estuvieron en Antofagasta, Los Ríos y Los Lagos. 

Desafortunadamente, no se trata solo de pruebas de aptitud física, la capacidad aeróbica de los niños, para Grant Tomkinson, investigador de la U. de Dakota del Norte y autor principal del estudio, está relacionada con el pronóstico futuro en la tendencia a ser más saludables y a seguir siéndolo de como adultos.

Llama la atención que al observar las consultas efectuadas en las redes al trabajo aludido, la mayoría proviene del público en general, con un 67%, seguidos por profesionales de la salud, 17%, científicos con un 14% y comunicadores, con un 3%, lo que permite concluir que el tema está posicionado entre aquellos que interesan y preocupan a las comunidades.

Según los investigadores chilenos, si bien es cierto en el colegio se aumentaron las horas, no ocurrió lo mismo con las de educación física; "la reforma del horario extendido ha provocado un fracaso en la salud del niño chileno". La lectura de estos resultados pone sobre la mesa un problema suficientemente explícito, las líneas de acción son obvias, sólo que hay que tomarlas en serio.


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF