Amortiguar la violencia de género

Fecha Publicación: 18/9/2015

En todas partes es posible encontrar personas y organizaciones que no terminan de convencerse que los tiempos han cambiado y el modo de pensar y actuar de las personas también, por lo tanto, no están preparadas para las reacciones que se generan cuando sus acciones no armonizan con la situación actual, inadvertidas de severos errores de juicio.

Es muy posible que existieran solo las mejores intenciones, en un medio europeo de amplia circulación, para publicar una serie de reportajes especiales sobre la historia de criminales que alcanzaron una triste notoriedad mediática en los últimos años, particularmente relacionados con la violencia de género.

Sin embargo, uno en particular desató las furias del infierno, el caso de un asesino de su esposa y de su hijo de seis años, condenado a 56 años de cárcel, de los que sólo cumplió ocho, gracias a beneficios penitenciarios. Una vez en libertad, Laso volvió a casarse y volvió a matar. Las víctimas fueron su segunda esposa y su cuñado, fue entonces condenado a 30 años de prisión.

El titular del reportaje: "Ramón Laso el psicópata que mataba por amor", ha indignado a muchos lectores, quienes entre otros argumentos menos suaves, declararon que continuar difundiendo el mito del amor romántico como explicación al asesinato permite perpetuar éste y otros comportamientos y actitudes de violencia de género, ya que implica edulcorar el hecho y dotarlo de cierta legitimidad, ya que el concepto de amor tiene connotaciones positivas.

Es una confusión todavía presente, el amor que castiga y maltrata, como si fuera un derecho connatural a un sentimiento profundo, falacia que ya ha producido suficientes tragedias.
 


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF