Dubai y la realidad

Fecha Publicación: 18/9/2015

Para quienes insisten en rechazar la evidencia de que la realidad termina por imponerse, el caso de Dubai es aleccionador, prueba irrefutable que los sueños suelen desaparecer cuando se abren los ojos. Se ha informado de un alza en el precio de la gasolina, para cualquier otro país sería una más de las usuales malas noticias, pero un incremento del 24% de golpe y en un país productor de petróleo, donde su bajo costo se da por hecho, resulta una verdadera catástrofe.

Con todo el agitar de puños, la medida de Emiratos Árabes Unidos (EAU) de desregular los carburantes a partir del 1 de agosto ha sido finalmente acatada, se han dado las explicaciones que corresponde, según el ministro de Energía, Suhail al Mazrouei, la gasolina representa entre el 3% y el 4% del ingreso medio en Emiratos, razón por la cual pagar un equivalente a 280 de nuestros escuálidos pesos el litro de bencina de 95 octanos, no ha de ser un suicidio financiero para uno de los países con más alto ingreso per cápita.

La justificación oficial para la desregulación es "apoyar la economía, reducir el consumo de carburante, proteger el medio ambiente y preservar un recurso nacional".

El horizonte del petróleo es confuso, se ciernen amenazas para los productores clásicos, los tradicionales dueños de ese mercado, nuevas técnicas de extracción de combustibles y nuevas tecnologías para reemplazar a los medios convencionales demanda reacciones oportunas y realistas. No todos los aterrizajes deberían depender de las veleidades de los mercados. Seguir la realidad de cerca es una tarea pendiente para muchos políticos en todas partes.


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF