Nuevos servicios locales de educación

Fecha Publicación: 10/9/2016

El oleaje no tiene visos de calmarse en los prolegómenos del trabajo legislativo referente a la Reforma Educacional, no pasa un día sin nuevas declaraciones, y posiblemente ninguna de ellas contenga apreciaciones positivas, es por tanto una noticia en desarrollo, presionada por las prisas, uno de los escenarios más desafortunados; asuntos controversiales y plazos acotados.

En el intertanto, las municipalidades se debaten en las incertidumbres de la Reforma en lo concerniente a la desmunicipalización y los nuevos Servicios Locales de Educación. Haciendo una muy breve recapitulación, entre 2017 y 2022, los diferentes municipios, progresivamente, las municipalidades traspasarán los recintos -que perdieron 80 mil estudiantes en el actual período edilicio- a los nuevos servicios locales, están por tanto solicitando recursos para enfrentar la fase de transición.

Han pasado más o menos 35 años de la decisión de la dictadura de iniciar una fase de "descentralización" de varios servicios estatales, entre ellos, los colegios, los cuales fueron traspasados a los municipios. El proceso se fue desarrollando con relativa rapidez, sin mayores resguardos en cuanto a la situación particular de cada comuna para resolver este importante desafío, así, en dos años, el 84% de los establecimientos estaba en manos de los alcaldes, proceso que se completó en 1986, tras la crisis económica de la época.

En la actualidad, posiblemente asociado al defecto estructural de origen, al tener comunas con muy diferente nivel de financiamiento y con limitaciones para gestionar la calidad de la educación de los locales que les habían sido encargados, la educación municipal enfrenta una realidad desoladora; en comparación con el 1,9 millones de escolares que estaban en las aulas el año dos mil, este año son solamente 1,3 millones. Según los alcaldes, esto se debe a una gran fuga de alumnos hacia los colegios particulares y particulares subvencionados, producto de la mala calidad del sistema municipal y del bajo financiamiento.

Hace pocas semanas se informó que de 16 mil alumnos que perdió este año el sector municipal, cinco mil setecientos son de la Región del Bío Bío. Según antecedentes obtenidos por este medio, a nivel provincial, las comunas en que se hace más evidente esta baja, por proporción de inscritos, son las de Chiguayante que perdió 251 estudiantes este año, lo que representa -9,2% respecto de la matrícula 2015; Lota con 393 estudiantes menos (-6,81%), Concepción que restó 812 inscritos (-6,64%) y Talcahuano, que disminuyó su planilla en 893 estudiantes (-6,54%).

Este es el estado de la situación sobre la cual el Gobierno impulsa el proyecto de Nueva Educación Pública, el cual consiste en el traspaso gradual, entre los años 2017 y 2022, de 5.279 establecimientos a 68 servicios estatales y autónomos. El proyecto se despachó e ingresó el jueves 5 de mayo a la Comisión de Hacienda de la Cámara, revisión necesaria porque la aprobación de este proyecto implica la creación de nuevos órganos públicos y la ampliación de la planta de funcionarios/as del Estado.

En medio de negociaciones por la reforma de la educación, con los espacios ocupados por la discusión de temas más candentes, es necesario transparentar el grado de avance del sistema de educación pública, el objetivo, la mejor educación de los niños, es uno que no acepta ensayos erróneos.


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF