La buena suerte de ser oso panda

Fecha Publicación: 9/9/2016

Debe ser políticamente incorrecto discriminar a ciertos miembros del mundo animal, en el cual se encuentran los insectos, pero algunos de estos sufren general rechazo, como los escorpiones o zancudos, sin mencionar algunas arañas y similares, por lo cual su extinción sería vista con general beneplácito. 

En notable contraste, la desaparición de otros animales es sencillamente insoportable, como la de los osos pandas, una suerte de peluches vivientes en el imaginario colectivo. La buena noticia es que hace un par de semanas, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza informó que los pandas salieron de la lista de animales en peligro de extinción. Sin embargo, los aguafiestas, que nunca faltan, señalan que el cambio climático amenaza con eliminar más del 35% de los bosques de bambú, de los que dependen estos animales, lo que revertiría los logros de las últimas dos décadas. 

Se han contabilizado 1.864 pandas en las regiones chinas de Sichuan, Shaanxi y Gansu, según un estudio de 2015. Para que no queden muy apretados, China expandió sus hábitats en casi un 12% en la última década, con un total de 67 reservas naturales.

Estos osos no son precisamente famosos por lo entusiasmados para hacer ositos nuevos, pero uno de ellos, con rasgos heroicos, se ha lucido, en julio de este año, una osa panda dio a luz en cautiverio en un zoológico de Austria, lo que motivó una enorme celebración, como ocurre cuando nacen ejemplares de especies en peligro, pero esta vez el nacimiento trajo una sorpresa, ya que no tuvo un bebé panda, sino dos.

No sería tan bueno que los bichos aludidos al principio, tuvieran la peregrina idea de ser más numerosos de lo que son, convencidos que son tan lindos como los Pandas. 
 


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF