El primer astronauta chino

Fecha Publicación: 3/9/2016

Extasiados todos nosotros con nuestra diaria ración de novedades polícromas, por largos períodos se puede dejar pasar sin advertir, otros acontecimientos mundiales. En este apartado de situaciones posiblemente desatendidas, se podría aludir el éxito de la misión china, hace ya varios años, con su primer astronauta al espacio exterior en una nave espacial de fabricación nacional, convirtiéndose así en el tercer país capaz de llevar a cabo misiones espaciales después de la ex Unión Soviética y Estados Unidos.

Yang Liwei, de 38 años de edad, el primer astronauta chino, o taikonauta, emitió su sobrio primer informe desde el espacio, "la nave espacial está funcionando normalmente en su órbita", mientras sus movimientos eran estrechamente supervisados en el centro de control de la misión del Centro de Lanzamiento de Satélites de Jiuquan.

Sin embargo, hubo otro taikonauta, no tan exitoso, en el siglo XVI, se trata de Wan Hu, funcionario imperial de la dinastía Ming, quien tenía una cierta obsesión con el espacio exterior. Presenciando un festival de fuegos artificiales tuvo una iluminación; utilizar la propulsión de los cohetes para acercarse a las estrellas. Después de sesudos cálculos armó una tarima con una silla clavada en el centro y debajo 47 cohetes de igual tamaño, los más grandes que pudo encontrar.

Vestido con sus mejores galas, con 47 ayudantes para prender simultáneamente otros tantos cohetes, dio la orden de ignición. Los ayudantes se retiraron y hubo una gran explosión, al disiparse el humo se pudo comprobar que tanto la nave como Wan Hu habían desaparecido.

Con tanto innovador descabellado que suele andar por allí, este es un aporte de método que no vale la pena repetir. 

PROCOPIO
 


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF