Los frágiles valores humanos

Fecha Publicación: 22/8/2016

Como de pronto parecen haberse perdido, o andar por allí, en algunos rincones inexplorados y fuera de las grandes luminarias, los valores humanos deben situarse sin vergüenza alguna en el lugar que les corresponde, aunque sea políticamente incorrecto, o que su portador sea tratado de habitante de algún pasado que ya ha sido superado.

Estos antiguos valores, aluden a aquellas ideas que comparten la mayoría de las culturas respecto a lo que se considera correcto, son entendidos por lo general como características que enaltecen al ser humano: es decir, que colocan a la especie en un plano de superioridad frente a otros especímenes del reino animal, haciendo uso de otros recursos vulnerables; ética y moral.

Un valor humano, por tanto, es una virtud. Aunque costumbres y conductas cambian con la historia, se considera que hay valores que deberían mantenerse inalterables, ya que orientan y direccionan la acción de las personas que desean hacer lo correcto.

No existe un listado específico de valores, ya que su definición puede variar. Sin embargo, hay varios que suelen estar en el top five; la sensibilidad es uno de esos reconocidos a nivel general; ante el prójimo, sentir empatía y reaccionar ante el sufrimiento o el dolor de los demás, seguido por la honestidad, el respeto, la responsabilidad y el agradecimiento.

Como no falta el que no entiende nunca, hay valores obligados por la dura mano de la ley. Sino a la buena, por obligación, ya que para algunos no basta con entender que los valores son para respetarlos y hay que dejar establecido que no respetarlos es delito. Son los buenos porque no les queda otra. 


  Imprimir noticia   Descargar versión PDF